Inicio Terapia Juvenil

Terapia Juvenil

La Terapia es una de las alternativas que pueden ayudar a los adolescentes y sus padres en este periodo tan difícil por el que atraviesan. Es una disciplina que servirá como medio de expresión para los jóvenes: hablar, discutir, y ser escuchados es algo indispensable para los jóvenes para que puedan limitar sus actos destructivos consigo mismo y los demás, además de tener mayor controlar el proceso que están viviendo.

La adolescencia es un periodo de transformación importante tanto a nivel físico, intelectual, afectivo, psicológico como social. Es una etapa de la vida muy rica e intensa, durante la cual la búsqueda de la propia identidad es la apuesta y el reto dominantes: “¿Quién soy?”, “¿En qué me voy a convertir?”, “¿Qué me diferencia de los otros”?, “¿Qué es lo que quiero?”. son unas de las preguntas que definen la dirección de este proceso de desarrollo de la adolescencia.

En este momento de la vida, en el que muchas de las dificultades confrontan a los adolescentes con sus padres, y ellos no solo ya no pueden aportar soluciones sino que además se han vuelto sus “enemigos”, un Terapeuta Juvenil puede representar una enorme ayuda y ventaja, y puede aportar una ayuda al adolescente a atravesar por estas dificultades e impedir que se compliquen innecesariamente. Además, una autoridad que logre influenciar a sus padres puede representar una ganancia muy atractiva para el adolescente, y esto puede ser una razón y motivación para el adolescente para acudir al psicólogo por convicción propia.

En la Juventud es un periodo también en el que aparecen muchos cuestionamientos sobre sí mismo y sobre los otros. La terapia ayuda al joven a expresarse de lo que está viviendo, pensando y sintiendo, a comprenderse mejor y a conocerse. Ayuda también a evitar problemas innecesarios y por tanto a vivir de forma menos agitada este periodo turbulento en el que los fundamentos de la personalidad buscan consolidarse.

¿Puede ayudarle a mi hijo la terapia?

Además de los problemas que presentan los jóvenes relacionados con los cambios que sufren, experimentan dificultades en apaciguar los conflictos con los miembros de su familia y a cumplir las expectativas de sus padres. Con el tiempo, estas tensiones se agudizan y pueden hacer que el problema se salga de las manos. La terapia ofrece un espacio seguro en el que el joven puede hacer frente a las dificultades de la vida con la ayuda de un adulto neutro que tiene un conocimiento profundo del adolescente y de la familia.

El objetivo de la terapia para jóvenes es ayudarles a comprender mejor lo que le ocurre, a conocerse mejor a sí mismo, para que pueda por sí mismo encontrar su propio camino y dar cuenta de sus actos. Gracias a la terapia, el joven puede encontrar también un espacio y un tiempo para él mismo, para revisar y confrontarse consigo mismo.

La terapia para jóvenes en en ese sentido, principalmente, una terapia de apoyo.

  • Reforzar la autoestima
  • Ayudar a encontrar un identidad
  • Ayudar a manejar la ansiedad, la angustia
  • Propiciar que se fortalezca su seguridad
  • Propiciar a que hablen de lo que viven, piensan y sienten
  • Ayudar a que se comprendan y se conozcan mejor
  • Encontrar maneras constructivas de canalizar su energía
  • Trabajar con los miedos de sentirse rechazados, no amados
  • Trabajar con frustraciones de no ser comprendidos
  • Orientar al adolescente en su búsqueda de un criterio propio
  • Prevenir y atender problemas emocionales característicos de la adolescencia, como la depresión ansiedad, o los trastornos alimenticios
  • Ayudar a mejorar la comunicación
  • Ayudar a entender y a canalizar la rebeldía
  • Mejorar el manejo del enojo y frustración con sus padres y en la escuela
  • Afrontar el acoso escolar (bullying) y presión de compañeros

¿Cómo se trabaja en terapia para jóvenes?

La terapia se trabaja generalmente de forma individual, sin embargo la terapia familiar y terapia de grupo en ocasiones es de gran ayuda.

En terapia individual el joven trabaja directamente con el terapeuta para hablar y analizar sus problemas. Cada sesión es de 50 minutos. Se adecuará el espacio de terapia para que pueda hablarse de lo que el joven está viviendo, y exprese sus pensamientos y sus problemas. La mayoría de los tipos de terapia trabaja en base a el habla y la escucha, la identificación de los problemas, el análisis, la construcción de la confianza, y en recibir apoyo y orientación.

Adolescentes felices por terapia psicológica

Se utilizan además diversas técnicas, como recomendar libros para leer, llevar un diario, realizar dinámicas o ejercicios creativos y expresivos, como pintar. En ocasiones se dejan tareas adaptadas a determinados problemas para realizar en casa, ya sea de forma individual o  con familiares o amigos.

En terapia familiar para jóvenes: la terapia familiar es particularmente efectiva en casos en los que el joven no tiene buena disposición para acudir a terapia. Usualmente asisten los padres y los hermanos, y la forma de trabajar es que se plantea el problema no es únicamente del joven sino de la familia.

En terapia de grupo: la terapia grupal ayuda a los jóvenes a ver cómo otros manejan sus problemas. Mediante la escucha de historias similares, y las maneras diferentes que se encuentran para lidiar con situaciones difíciles, el joven se construye nuevas “armas” para resolver sus problemas. Además de que se acelera el proceso en el que encuentra bienestar. El terapeuta de grupo generalmente guía los temas y realiza preguntas relacionadas con un tema en específico de interés para el grupo. Los grupos son de aproximadamente 5 u 8 jóvenes mas el terapeuta, y tiene una duración de hasta 90 minutos.

Motivos frecuentes de consulta

Cuando los jóvenes pasan por una situación difícil, como problemas con la familia o en el escuela, pueden sentir más apoyo si hablan con un terapeuta. Algunos de los motivos de consulta frecuente de los adolescentes:

  • tristeza, depresión
  • sufrir bullying o acoso escolar
  • timidez extrema, aislamiento, conducta retraída
  • problemas relacionados con la comida (trastornos alimenticios)
  • autolesiones
  • problemas de atención o concentración, déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
  • problemas de aprendizaje
  • problemas de conducta, agresividad, rebeldía
  • cambios en el modo de vida, o eventos conflictivos en la vida
  • duelo por la muerte de un ser querido
  • el divorcio de los padres

Duración de la terapia

La duración de una terapia para jóvenes depende de la complejidad y gravedad de los problemas. Se recomienda la participación de los padres en el proceso individual, o bien complementar el tratamiento con terapia de grupo para acelerar el proceso.

Escríbenos a; doctorfamilia01@gmail.com o puedes escribirnos vía WhatsApp a; +58 424-8420144 O comunícate vía Skype: DoctorFamilia

Nuestro número telefónico de emergencias familiares; +58 295-2050515